lunes

Reconociendo terrenos antiguos.


Hace ya bastante tiempo que dejé de escribir en este blog, no sé si por falta de tiempo -en una carrera donde el tiempo es de tus peores enemigos y la noche una estimada compañera- o por falta de ideas o tal vez la simple ausencia de voluntad por escribir como si me hubiera 'curado' de esa virulencia expresiva por contar cosas, a veces tan cercanas a mis días, otras solamente fantaseaba y jugaba con significados , imágenes y metáforas intentando crear un mundo que enfatice la perspectiva que tenía (y que tengo) de la realidad.
La calidad y el estilo creo que se han perdido en gran medida, esto si es que alguna vez fui lo suficientemente diestro en ello.

Ahora es otra etapa, a punto de una tesis, esa cumbre en la que haces un recuento de toda tu vida estudiantil y que significa más que esa validación de un título que la sociedad te exige, sino ese punto en el que se debe demostrar que tus ideas se concretan, tiene coherencia con la realidad y pretendes demostrar mediante algún diseño -siendo este mi caso- todas esas ideas que has ido formulando y madurando hasta llegar al punto de (gritárselos) exponer ante el público toda esa carga conceptual, alguna idea se debe tener que se quiera demostrar.
Empiezo a escribir para intentar cerrar dos capítulos que se han quedado sueltos, esta afición por escribir y el ser arquitecto, porque hay algo que demostrar y lo único que me ha hecho falta es la voluntad de hacerlo.

Nos veremos en la siguiente noche insomne.

miércoles

Confesiones


Ya es cierto tiempo desde que inicié este blog y muchas cosas han cambiado desde ese instante post colegial en el que el ímpetu por escribir me absorbía por completo. Eran otras formas de ver el mundo. Salido del colegio me preparaba para ahondar en otro mundo de conocimiento, en otras formas de expresión; la universidad significaba para mí ese punto máximo donde podía encontrar esta libertad tan anhelada que el colegio de alguna manera me sesgaba.


 En algún punto decidí lanzarme a ser arquitecto y la verdad cada vez que avanzo en esta carrera me crea más conflicto el haber optado por esa decisión, en términos generales aprecio mi carrera y consecuente a esto sé que tiene un potencialidad enorme el poder absorber todas las posibilidades que puedo tener seguir avanzando; pero día a día, ir a clases no es de mis mejores experiencias, hay algo en todo esto que nunca me ha traído felicidad y siempre me ha mantenido alejado, es por eso que he preferido mantener esa distancia como una honda declinación topografía marcada entre dos sitios que se ven a diario pero nunca se tocan.

Aclarando estos términos de continua discrepancia con el medio es que me he decidido por empezar esta serie de confesiones, que sin duda no será una, sino una serie de relatos contando cada experiencia vivida a lo largo de este blog; es que ya son algunos años desde que empecé y como todo gobierno es necesario hacer una evaluación de todo lo hecho hasta ahora y más aún al encontrarme tan próximo a esta fecha que, de alguna manera, intento evitarla o  no pensarla, es que ya mismo son 21 años de vida -había veces que me imaginaba viviendo esta edad, de otra manera, en un sentido completamente diferente a lo que ahora se presenta como realidad, esa ficción imaginada, ahora tan difusa con lo que percibo es de alguna manera un punto crítico sobre el cual uno debe ponerse a pensar- en los que es tiempo de hacer un reconocimiento del terreno, plantearse nuevas metas, nuevos desafíos, reconocer que he fallado y que mis decisiones no han sido de la mejores; que últimamente me ha invadido una inminente apraxia, una ineludible misantropía y, por qué no, una molesta misoginia.



Me dediqué a escribir por que eso me hacía feliz so pena de que no era de mis mejores cualidades, era la que más satisfacciones, es - menos ahora que antes- mi contacto casi unilateral con el mundo; con mi exterior en el que a veces soy un niño en pañales por mi inexperiencia e ingenuidad. Empecé este Ragnarok por esa razón para que sea la puerta abierta hacia lo que más disfrutaba hacer y lo llamé así por un cuento de Borges y porque  para la mitología latina es el día del juicio final, donde todo se descubrirá, el día de la ira la para los latinos, aquél donde todos nos mostraremos tal cual somos y lo acompañé de esta frase: "Yo que tantos hombres he sido, quiero ser uno y yo" ¿la razón? Borges otra vez. Everything and nothing se llama aquel cuento que describe a Shakespeare tan dentro su obra y siendo él mismo también obra de algún otro, autor y actor, dos conceptos que se mezclan y a veces no se diferencia en el estado en que uno está sin esa máscara que al final se vuelve tan cotidiana que ya forma parte de la rutina. Él a la par de Hamlet. 

En este punto yo hubiera imaginado que mi conocimiento se haya maximizado de tal forma que pudiera discutir abiertamente de cualquier tema literario y que  mi voracidad lectora haya acampado ya en otros muy diversos terrenos de lectura, ya me veía yo como un perito en ciertos temas recurrente en tertulias y debates y era yo  un ente pensante constante, pero no es así, de hecho últimamente he llegado a la conclusión de que he retrocedido en gran parte de mi destreza oral y escrita ( ésta pueda ser una forma de demostrar un a de ellas) pero ¿qué hacer si uno no ejercita alguna de las dos? Encontraba excusas como: no hay tiempo, no tengo con quién discutir, no tengo nuevos libros para leer; pero en realidad esto sólo cayó en la banalidad en la triste carencia de voluntad y disciplina para poder equilibrar lo que experimento frente a lo que quiero. es por eso que en estos momentos en lo que estoy frente al precipicio del desdén y la inactividad es que me pongo a pensar en cómo lograr aglutinar todo esto que resulta ser YO como algo al parecer tan heterogéneo.

Es también necesario mencionar que estudio Arquitectura y que recientemente ( BOG-MED-UIO) resultó motivador porque sé de alguna manera que hay algo más que puedo aportar desde mi experiencia con toda esta carga social que tengo hacia el prospecto arquitectónico que deseo crear sé que hay la posibilidad de hacerlo a pesar de la dificultad enorme y es eso un reto indefectible. En términos generales no me va mal, pero sí hay esa fehaciente necesidad de dar mucho más de lo  que he dado, que todo se puede volver mucho más complejo e interesante que todo lo recorrido puede ser mejor y aunque para muchos mi facultad sea la más laureada del país sé ( y a través de esta visita lo he confirmado) que nos falta muchísimo por recorrer y es nuestro deber por dignidad a esta profesión superar los límites de lo conocido y de lo experimentado> yo sé - y no es de las mejores cosas comentables- que me dejo llevar fácilmente por la corriente, arrastrarse es parte de la insoportable levedad y el peso de luchar contra lo que todos hacen y consideran correcto es a veces frustrante y solitario pero no hay nada comparable con la sensación de satisfacción al final, ese mínimo instante en el que uno sabe que está haciendo lo correcto. Generalmente me dejo llevar por la inmanencia, por no hacer simplemente nada porque no le encuentro sentido alguno intentarlo, es que me he sentido derrotado tantas ocasiones porque no he encontrado esa empatía necesaria con el medio como para sentirme parte de todo y es duro lidiar con esa sensación constante de vacío, donde la amistad es un eje necesario para dar cuerda y seguir funcionando, eso es un lío recurrente, es que no he sido de las personas más sociables y últimamente rehuyo de la gente porque a decir verdad, soy como Juan Pablo Castel en eso momentos dentro de un túnel alienado donde hay una paranoia perceptiva en cada momento vivido viviendo un universo egocéntrico del que sólo lo veo distanciadamente como un invitado a una obra de teatro. So yo el que se siente tan sólo en medio de tanta gente.

Estas escenas también las reviví en este blog, algunas más pensadas y con mayor gracias, otros sólo como parte de un impulso fúrico y emocionalmente inestable, pero muchas con el mismo mensaje, a veces ya sin ganas de escribir sólo parafraseaba obras de algún gran escrito admirado por mí: Bukowski, Borges, Adoum, Cortázar, Jara Idrovo. De todas maneras era el mismo fin.

Hoy ha sido fácil empezar con esta serie de escritos que hablarán de todo lo que he sentido con este blog ¿mañana será las mismas condiciones las que favorezcan a esta iniciativa? Espero que esto quede en un ya recurrente "En construcción" que nunca tuvo el motor necesario para hacerlo.


Ramiro Guerrero (textos sin editar)

jueves

Escamoteo

pero
         cayendo a la médula
¿qué sucede con las palabras
que andan con máscaras y coturnos?
¿qué sida o lepra las consume
que se muestran así de vergonzantes?
país brutalmente arrollado
ahora es país subdesarrollado
el incapaz
               se llama minusválido
el homosexual
                      frágil del ano
el político venal
                         hombre eminente
el ciego
            no vidente
el retardado mental
                             televidente
lo único evidente
                          lo inminente
es romperles el culo a las palabras.


Efraín Jara Idrovo

viernes

HABLAMOS DEL PELIGRO DE ESTAR VIVOS.



Tres cabezas reflexionan mejor que una.


Había veces en los que consideraba al mundo un amasijo de buenas intenciones que en algún punto de su trayecto salieron mal y desembocaron en la locura que vivimos a diario.

- Un capuccino mediano y un espresso doble, por favor.


«Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! »


Pensaba -obstinadamente- en que mi día había sido de esos malos a los a uno le tocan, como si fuera señalado en el calendario que esta fecha sería todo menos algo agradable; aunque si tan solo supiera que esa serie de desatinos ocurriría un día marcado, seguramente no abandonaría la serenidad de sábanas y almohadas. Como si existiera un destino marcado y debiéramos escuchar el sermón del vivir para acomodarnos a lo que venga, pero de esa forma ya no sería un destino tallado e inexpugnable; el hado, aquel encadenamiento fatal a los sucesos, quedaría pisoteado por nuestra voluntad. 
«Puesto que el hombre en su totalidad es sólo el fenómeno de su voluntad, nada puede resultar más absurdo que, partiendo de la reflexión, querer ser algo distinto de lo que se es»

- ¡Muchas gracias! ¿Vamos a esa mesa del fondo?


«Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido  

se empozara en el alma... ¡Yo no sé!»


Esa mañana, el sueño era un muerto que llevaba cargado en la espalda, veía la hora, veía a través de la ventana del altillo como la ciudad cambiaba su tono nocturno: se despertaba con un bostezo de motor viejo, con la odiosa panoplia diurna de ruidos agudos que se te cuelan en el sáculo. Náusea.

(En construcción)


sábado

Alternancias con sibilantes.


MAGRITTE - CONEXIONES PELIGROSAS



su sexo
lo excelso
el suceso
no su seso
su seno
no su cena
no a su cena
a la azucena
su azusexo
era mi exceso



Efraín Jara Idrovo

*FUEGO DE MIS ENTRAÑAS, PECADO MÍO...